One Club Man.

Francesco-Totti

El fútbol ya no es lo que era.

Lo reconozco, soy un nostálgico, pero es innegable que muchas cosas han cambiado. Para bien o para mal, pero lo que está claro es que ya no es lo mismo. Me crié en los noventa, empapándome de un fútbol que aunque no era tan mediático contenía muchos más valores. Antes se reconocía a un equipo por su estrella, por su jugador franquicia, nadie iba al mercado de fichajes para hacerse un equipo, no valía todo…

Era la época en la que el escudo importaba y el “10” en la espalda lo llevaba el que mejor jugaba al fútbol, no el fichaje más caro. El capitán era el más veterano, el líder del vestuario, el primero en llegar a entrenar y el último en irse, un ejemplo para los más jovenes. Esa gente era de la casa, mamaba los valores del equipo desde sus primeras patadas a un balón y se echaba al equipo a la espalda. Esos jugadores enamoraban a la grada, porque todos nos sentíamos identificados con ellos. No importaban colores o rivalidades, siempre te alegraba ver una obra maestra de esos cracks, porque al fin y al cabo ellos eran el fútbol.

Yo me crié con la Roma de Francesco Totti, la Juve de Alessandro del Piero, el Bilbao de Julen Guerrero, el Milán de Paolo Maldini, el Liverpool de Owen, el United de Giggs, el Bayern de Oliver Kahn, el Barcelona de Carles Puyol o el Madrid de Raúl González

Estos jugadores son “One Club Man” y las características que los definen son la pasión, el amor, la fidelidad, la entrega y la defensa de unos colores. Lamentablemente, esos valores se están perdiendo, cada vez hay menos clubs que tienen la suerte de contar con este tipo de referentes en su plantilla. Al final los que pierden son los aficionados y sin ellos el fútbol no es nada.

Odio el concepto de fútbol como negocio, el concepto de fútbol como mercado… En definitiva, odio el fútbol moderno.

Tendré que aprender a vivir con ello, aunque me reviente pensar que no volveré a Pinturicchio sacándonos la lengua, a Totti haciéndose un selfie con la grada, a Kahn volando en una noche de Champions con su equipación azul celeste o la melena de Puyi

Tempus fugit.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s