El gallo humilde.

A veces, la humildad se abre camino. Aunque no es fácil que esto ocurra y menos aún en este circo mediático en el que se ha convertido el fútbol de élite. El mayor de todos los espectáculos acontece cada cuatro años y tan solo un mes después los focos se vuelven a apagar. Rusia comenzó con #LaDecisión, continuó con la destitución de Lopetegui, avanzó con la caída de los gigantes y concluyó con la segunda estrella para les Bleus. El Mundial nos dejó muy poco fútbol, emoción a raudales y la llegada a nuestras vidas del polémico sistema para evitar la polémica también conocido como VAR.

Un Mundial es el escaparate perfecto, un torneo en el que todo se magnifica tanto para bien como para mal. El caldo de cultivo perfecto para la consagración de un jugador o para la decepción absoluta del que porta las esperanzas de un país en sus hombros, un “10” que pesa mucho, el exotismo de selecciones que al final son las de todos o la muerte de un estilo hace tiempo sepultado. Hay infinidad de historias personales que se descubren durante estos treinta días, el fútbol es pasión al fin y al cabo.

Pero, volvamos a la humildad.

Parece imposible que entre tantos fuera de serie y jugadores ávidos de oro, en mi cabeza haya permanecido el único de ellos que no buscaba destacar. El liderazgo es una capacidad innata de cada ser humano, se tiene o no se tiene. Hay personas que aunque no buscan ser seguidas, se convierten inmediatamente en una referencia y N’Golo Kanté es una de ellas. Este jugador de ascendencia maliense, creció en París igual que dentro de la convocatoria de Deschamps. Sin hacer ruido, trabajando como un auténtico jabato y haciéndose imprescindible para esa familia que sabe perfectamente que sin su labor es incapaz de salir adelante. Kanté es un jugador que se ha hecho a sí mismo; con siete años y mientras recogía basura con su padre, vió como el que ahora es su entrenador levantaba la Copa del Mundo delante de un país que por primera vez celebraba un éxito internacional. No quiero centrarme en la durísima historia personal de un niño que con tan solo once años de edad era el cabeza de su familia. Parece que al hacerlo, todas las virtudes que demuestra sobre el verde y que le llevaron de jugar en un sexta división francesa a convertirse en el mejor jugador de la Premier League en pocos años quedán en un segundo plano. Y eso no se puede permitir, no sería justo.

Sus propios compañeros y rivales, lo han descrito como una fuerza de la naturaleza. Un jugador con quince pulmones, que nunca se agota y no para de correr. Su posicionamiento táctico es exquisito; el equilibro y solidez que aporta a su equipo, impagable. Cincuenta y dos recuperaciones de balón en esta fase final son su aval y su amable sonrisa, la de todo un país. En su espalda lleva el número “13”, imagino que era el único dorsal que quedaba libre. Las portadas serán para Mbappé, el Balón de Oro probablemente para Griezmann y los chavales de los suburbios de París imitarán el corte de pelo de Pogba. Mientras, N’Golo Kanté seguirá trabajando, jugando finales enfermo y sonriendo. Encima del orgulloso gallo francés, ahora brillan dos estrellas; mucha culpa de que se haya bordado la segunda, es de un tipo sonriente y tan tímido que ni siquiera se atreve a pedir la Copa del Mundo a sus compañeros para estrecharla un instante entre sus brazos en medio del diluvio de Moscú. Solo después de que todos los demás disfrutaran del trofeo dorado, Kanté la pudo tener en su poder. En ese mismo instante y por apenas unos segundos, todos los flashes se volvieron hacia el pequeño jugador francés.

Para mí, ese fue el mejor momento del Mundial de Rusia. El único, en el que la humildad se abrió camino.

3E27E362-C7A8-4C12-AB43-4936296C0DD7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s