Críticas, verdades absolutas y dogmas de fe.

Cada aficionado al fútbol tiene un pensamiento único y que puede llegar a chocar con el de otro de manera tremendamente violenta. Aún cuando ambos, sean seguidores del mismo club. Esta disparidad de criterios u opiniones no es mala, al contrario, puede ayudarnos a darnos cuenta de que todos nuestros razonamientos no sean perfectos o incluso que estemos equivocados en la manera de plantearlos.

Los culés somos muy críticos. Con el equipo, el entrenador, el mismo aficionado o hasta con el cura que bautizó a la señora que vende pipas en los aledaños del Camp Nou. A veces reconozco, que somos excesivamente cenizos y algo pesimistas, pero eso no tiene que ser malo siempre y cuando no se lleve al exceso o a la crítica gratuita.

Me explico.

Ayer arrancó la Liga para el Barça y volvió a quedar patente que Luis Suárez no está ni para jugar veinte minutos a buen nivel. Algo, que por cierto, ya demostró en la Supercopa de España. ¿Soy peor culé por realizar esta afirmación? Rotundamente, no. ¿En esta crítica estoy desmereciendo la gran labor que ha realizado el charrúa durante sus doscientos partidos con la elástica blaugrana? Dios me libre.

Esto es solo un ejemplo, de las miles de lecturas que se pueden extraer del partido de ayer contra el Alavés. Parece que en la jungla de Twitter, estas afirmaciones suponen poco menos que una herejía y la retirada del carnet de buen culé. Eso no debe ser así ya que todas las opiniones deben ser respetables y sobre todo diferentes, ya que el fútbol cambia por días y lo que ayer era bueno hoy puede ser pésimo. Ventajismo no, valentía para ver los fallos y aportar soluciones para que se mejoren, sí.

Yo no quiero que desde mi club, se filtre un dogma a seguir y con el que todos tengamos que estar de acuerdo como borregos. Quiero poder comentar las cosas que están mal o las decisiones que me parecen cobardes, para que alguien me las rebata y quizás me haga ver mis fallos. No busco un concilio de Nicea en el que exista un discurso oficialista, que esté podrido en el fondo. No es sano, ni necesito a ningún Ser Superior que me ordene como pensar o me haga repetir algo a pies juntillas aún sabiendo que es falso.

Nadie tiene la verdad absoluta, la única certeza que debemos tener todos los culés y nunca debemos de mancillar o criticar es una. Viste el “10” y nació en Rosario, Leo es nuestro dogma de fe. Todo lo demás, es debatible.

img_0397

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s