Y el Verbo se hizo gol.

Leo Messi nos ha arrebatado todas las palabras para poder definirlo, así de tirano es su fútbol. No hay adjetivos que describan lo que sienten los amantes del fútbol cuando el “10” decide acariciar la pelota con su bendito pie izquierdo, imagino que es una sensación similar a la que sentían en Italia cuando Miguel Ángel cogía su martillo y cincel y se plantaba delante de una gigantesca mole de mármol. Leo Messi ha dejado atrás al propio lenguaje, ha robado todos los adjetivos posibles ya que ninguno es capaz de describir en su totalidad la grandeza del mejor jugador de la historia de este deporte.

9AC09ADE-DE56-4001-987C-A9683E0B3D6B

En el Villamarín se jugó anoche algo más que un partido de fútbol, se jugaba una Liga, el estado de ánimo de un equipo y muchas certezas o dudas. El Atleti acabó su semana de vía crucis en la nueva Catedral, con el dogma del cholismo más cuestionado que nunca y con #LaDecisión desempolvando las cámaras para un nuevo documental. En Concha Espina, sin embargo, están felices. O eso aseguran, después de volver a rescatar a un entrenador que les dejó tirados tras perder todos los títulos en el mes de Marzo. Pero volvamos a Sevilla, donde el Barcelona demostró que poco le importa lo que hagan o sientan sus rivales mientras haya un trofeo en juego y Leo quiera ganarlo.

El Betis es un equipo valiente, delicioso con el balón y con un entrenador amante del fútbol de Cruyff. Pero esta vez, Ernesto Valverde tenía un plan que fue ejecutado a la perfección. Colocó de inicio a Perro Loco Vidal, buscando intensidad y llegada en segunda línea. Viendo el partido del chileno, queda meridiano que será él quien juegue los partidos importantes. Anoche, era un partido para los vivos y no para los apáticos, por lo que no había sitio para Coutinho en el once inicial. Tras unos primeros minutos de zozobra, el Barça comenzó a presionar de manera conjunta provocando las innumerables pérdidas de balón de los jugadores verdiblancos. En una de ellas, Arthur provocó una falta de manera brillante, colocándole un lazo y envolviéndola para que Leo comenzara a salivar. El resto es historia. Messi desahució a otra familia de arañas de la escuadra, Leo no tienes corazón, y volvió a abrir la lata en otro partido peligroso.

966CC4A0-948E-4384-97E3-50D304928BA4

Con esa ventaja, los culés gestionaron de manera fenomenal el encuentro. Rakitic y Busquets jugaron el partido de los olvidados, el de los que nunca salen en los resúmenes pero que son tan necesarios para el resto de sus compañeros. Furia nos dio una de cal y otra de arena, antes del descanso falló un gol desesperante, para regalarle posteriormente otro a su amigo Leo tras un delicioso taconazo. El mejor delantero del mundo domina todos los registros goleadores, ayer también se descubrió como asistente de lujo. No es ajeno a los intangibles, concepto que han inventado los cronistas para ensalzar a cierto delantero que adolece de gol e insulta con su juego al dorsal que lleva en la espalda.

En la segunda mitad, el Barça se sabía dominador. Arthur, el metrónomo de Gôias, controló el tempo a placer y los culés pudieron sentenciar mucho antes un partido que no se podía escapar. Tras fallar un gol cantado, Suárez fue el Fenómeno. Fue una estampida, un animal desbocado con el gol entre ceja y ceja, tras dejar a tres jugadores verdiblancos en el suelo batió a Pau para redondear su gran encuentro. Así es Furia, plata o plomo.

F8B5605F-B121-4894-B8A6-9541CA7277BB

El Txingurri comenzó a mover el equipo y el Betis se envalentonó buscando el gol que maquillase un poco el resultado, ese tanto que te permité mirar el marcador y pensar que por lo menos has competido bien. Loren, fue el único capaz de batir a Ter Stegen. Tras un pase del descarado Laínez, llevó el balón a las redes con un toque de delantero que confirma lo que muchos en Sevilla ya saben, que tiene el gol en la sangre. Con todavía diez minutos por delante, cualquier podía pensar que el partido no estaba del todo cerrado. Pero se olvidaron de Leo, a él no le tiemblan las piernas. La zozobra no existe, no hay duda, la mirada a sus compañeros parecía decir “voy”.

En una jugada aparentemente fuera de peligro, el Verbo se hizo gol. Tras un pase del croata incombustible, Leo acarició la bola con su venerado pie izquierdo. Seda. Tenía ese gol en la cabeza segundos antes de marcarlo. El resto de los mortales no podíamos creer en algo que él ya había visto. Mientras rivales y compañeros se echaban las manos a la cabeza, Leo sacó su media sonrisa y agradeció humilde al público del Villamarín la ovación que le dedicó tras esta obra de arte. En ese excelso toque de balón, Leo nos mostró el amor por un deporte, el cariño que le tiene al balón, la capacidad que tiene para sorprendernos después de trece años sentando cátedra.

Yo me quedaría a vivir en ese gol, que no puedo dejar de ver en bucle. 

Para mí ya no existen trofeos, ni tripletes, ni Champions. Yo soy feliz con este tipo que nació en Rosario hace poco más de treinta años, que cada vez que se viste de corto nos regala fútbol y sonrisas. Como el Verbo que se hizo carne, habita entre nosotros. Disfrutémoslo mientras podamos y dejemos de pedir perdón por ello.

46FE4A50-C586-425C-90F3-605C7ACA07FB

 

 

3 comentarios sobre “Y el Verbo se hizo gol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s