Las tribulaciones del joven príncipe.

Dolió, mucho.

Todos los culés, vimos como este verano Antoine Griezmann jugó con la ilusión de todos nosotros. El dichoso documental, que tuvo la inestimable colaboración de uno de nuestros capitanes, fue uno de los episodios más bochornosos que yo recuerdo en este deporte. Todo lo que se vió en él, atentó contra la intimidad y el trabajo de muchas personas a la vez que se jugaba con los sentimientos de dos de los clubes más grandes de toda Europa. Tras la imagen de un sonriente Griezmann en los aledaños del Metropolitano, atléticos suspiraron aliviados y culés fueron objetos de mofa. #LaDecisión de Antoine pudo ser correcta o errónea, pero fue suya. A pesar de la rabia, entendí al francés. Como culé podría jugar al lado de Leo Messi, sin embargo en el Metropolitano podría ser leyenda. Eligió la gloria, y la pasta. Mucha pasta.

B399497A-45D1-477E-B1D2-FBDFDAF70852

Antoine salió de Rusia, la cita más importante tras aclararse su renovación, con dos estrellas sobre el gallo francés. Muchos brillaron en el combinado galo, pero para mí todo el fútbol fue generado por Griezmann. Exhibió una inteligencia monumental, siempre supo lo que había que hacer con el esférico y que era mejor para su selección. Mbappé se llevó los halagos, Modrić el trofeo a mejor jugador, Griezmann la tranquilidad de pensar que todo le estaba saliendo a pedir de boca.

Henchido de gloria, Antoine cometió su primer error…

Aseguró que podía comer en la misma mesa que Cristiano y Leo Messi. Hay que ser muy osado, para compararse con esos dos titanes. Los elogios se deben recibir, no debemos autoimponernoslos. Somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios, Antoine Griezmann llevará esa mesa a cuestas hasta los restos cual penitente. En el horizonte se vislumbraba el Balón de Oro y el francés se relamía ya que pensaba que a este galardón todavía le quedaba un mínimo de la dignidad de antaño. Asistió atónito al momento en que se encumbró a Luka Modrić como mejor jugador del mundo, al mismo jugador al que había borrado de la final del mundo unos meses atrás. Pero lo que más le dolió a Antoine es que su propio país, del que se creía abanderado, apoyaba a Kylian Mbappé. Los sueños de Grizzi se hacían añicos, nada que sea dorado permanece como diría Robert Frost.

1BFA2F58-F6C2-42F3-9C63-30DFA655CB91

El Atleti cayó estrepitosamente en Copa y se iba alejando de la cabeza de la Liga, quedaba la Champions. Antoine anhelaba la Orejona, se veía así mismo levantando la primera Copa de Europa en el Metropolitano. Pero en esos momentos, llegó el Día de la Bestia. Los discípulos del Cholo llegaban a Turín con una renta que se antojaba imposible de remontar, sobre todo para el correoso y corajudo equipo que han demostrado ser los colchoneros. Aunque claro, ese no fue el Atleti que vimos en el estadio de la Juve. El Príncipe, que no fue capaz de provocar ni un mísero saque de esquina, fue devorado por una voraz Bestia. Mientras se repartían las culpas sobre la dura eliminación, Antoine vio como el motivo principal por el que tomó #LaDecisión se esfumaba.

Ahora, no paran de salir nuevos datos que desconocíamos. Uno de ellos es clave, a partir del 1 de Julio la cláusula de Antoine Griezmann será de 120 millones de euros, y me hace tener pensamientos impuros e innumerables preguntas de las que quizás nunca tendremos respuesta.  ¿Y si todo fue un burdo montaje? ¿Y si el Barça fue cómplice del documental? ¿Y si Griezmann tan solo quería jugar una temporada más con el Atleti para intentar ganar la Champions en el Metropolitano?

Para mí hay una cosa clara que debe imponerse a todas estas preguntas y dudas, Antoine Griezmann es un jugador magnífico que encajaría como un guante en el Barça. Si de mí dependiera le daría el “7” que ahora porta un Coutinho decepcionante en grado sumo. Los dos pilares más importantes del club, jugadores y técnicos, también estarían encantados de recibirlo. El Principito debe decidir nuevamente en estos meses, las tribulaciones que confrontan en su cabeza no son baladíes. En la historia del Atleti quedará como héroe o villano, todo depende de si decide salir o no y sobre todo de la manera en que lo haga. Si abandona el Metropolitano rumbo a Barcelona, deberá demostrar en un tiempo récord las cualidades con las que solicitaba invitación a la mesa de los más grandes para amansar los ánimos culés y las ansias de la afición blaugrana por un fichaje más joven y sin tinte alguno de traición.

03BD0B0B-2105-4F33-B840-064644268A7B

Interrogantes. Dudas. Miedo. Y la certeza de no haber dado la talla en un mega proyecto creado a tu medida. Me compadezco de Antoine y únicamente le ruego una cosa: esta vez, decide bien porque ya no habrá vuelta atrás.

 

Un comentario sobre “Las tribulaciones del joven príncipe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s