Oh, capitán.

La brecha existente entre los argentinos y Leo, parecía insalvable a pocos días de empezar la Copa América que se está disputando en Brasil. La infinita sombra del Pelusa, los recuerdos que todavía genera el Diego y que se han mitificado con el paso de los años, sumados al diferente rendimiento que Leo da dependiendo de si viste la zamarra albiceleste o blaugrana, rompían cualquier conato de relación idílica entre Messi y el país que le vio nacer.

Rompían, sí, en pasado. Porque ayer, por fin, Leo conquistó el corazón de la mayoría de argentinos que renegaban de él. Y quien nos iba a decir que la conquista no se produjo en el verde, sino en un pasillo repleto de micrófonos y con el rosarino recién salido de las duchas con el semblante serio del que se sabe en posesión de la absoluta verdad. Leo no necesito realizar una jugada de ensueño para poner de acuerdo a todos su compatriotas y que éstos saltaran de sus asientos, bastó con que pronunciara una lapidaria frase: “La verdad hay que decirla. Yo me voy tranquilo, con la cabeza alta y orgulloso de este grupo”. 

France v Argentina: Round of 16 - 2018 FIFA World Cup Russia

Era eso. Para que un pibe de La Plata se sintiese identificado con Leo, éste tenía que ser terrenal. Tenía que bajar al fango, echarse a sus veintidós compañeros a la espalda y plantarle cara a la corrupta CONMEBOL escupiendo verdades mientras no recogía su podrida medalla. Anoche vimos a un Leo Messi distinto, más maduro, con el papel de líder y protegiendo a los suyos. El “10” que comenzó la Copa América cantando el himno argentino a pleno pulmón, la acabó siendo expulsado por defenderse de un demente chileno con aspecto de pitbull rabioso. Llegó a Brasil derrotado y salió victorioso. Aquí ya no hablo de una victoria en términos futbolísticos, Messi no jugó al fútbol un carajo. Con su denuncia se sacrificó por todos y plantó cara a las innumerables faltas de respeto que sufrió Argentina desde que pisara suelo carioca. Su mensaje tiene doble valor, por quien lo dice. Leo sabía que sus declaraciones trascenderían, por eso las hizo.

021395D9-AED8-4A3C-826E-D9E28560510E

Esta competición le ha servido a Argentina para sentar las bases de un equipo que puede morder metal en un futuro, con varios futbolistas jóvenes que formarán una interesante columna vertebral y con un Leo Messi que los ayudará en todo lo que pueda mirando hacia adelante con optimismo porque hay futuro y una base muy grande en esta Selección y solo hay que darle algo de tiempo.

Palabra de Dios. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s