Grillo.

De entre todas las películas de Disney que tenía en casa de pequeño, que no eran muchas, había una que me fascinaba. No era de las típicas que todos los niños contaban entre sus favoritas ya que su estreno se había producido en el año 1963, pero yo me la sabía de memoria. El título de la cinta era “Merlín el encantador” y contaba la historia de como un joven Arturo llega a ser rey de Inglaterra ya que es la única persona digna capaz de desenterrar la mágica espada de una roca. Humildad, esfuerzo, sacrificio, tesón y confianza en uno mismo, son algunos valores que enseñaba esta película. Además llamaban al protagonista Grillo, un atolondrado muchachito rubio que acabaría siendo príncipe, había un buhó bastante cabroncete llamado Arquímedes y el todopoderoso mago Merlín que era el abuelo que todos soñábamos con tener…

BE3E6A96-611F-4D6F-98C3-3A7A2CD02A86

“¿A qué viene esto? Yo he pinchado este enlace para leer la crónica del Barça-Betis de anoche y este tipo me está contando sus batallitas…”, es normal que penséis esto, pero es que pensando en como empezar a narrar lo que pasó en el Camp Nou me ha venido a la cabeza este maravilloso recuerdo. Quizás porque durante el partido vi mucha humildad, esfuerzo, sacrificio, tesón y confianza en uno mismo. Y aunque no os lo creáis también vi a Grillo, ese pequeño muchacho rubio al que le dijeron que nunca sería nadie y acabó echándose al equipo a la espalda siendo digno sucesor de la espada de Dios.

He de decir que Valverde, al que tantas cosas reprocho desde que me levanto hasta que me acuesto, me dio bien en los dientes desde el anuncio de la convocatoria oficial para encuentro. Metió a un chaval de 16 años, Ansu Fati, ante las numerosas bajas y después alineo a Carles Pérez en la delantera titular. A pesar de ello yo seguía con mi pesimismo ya que el Betis me parece un equipazo y Messi vería el partido desde la grada. Cuando juega el Barça y no lo hace Leo tengo la misma sensación que cuando me tomo un café descafeinado o una cerveza sin alcohol. Meh. El Barça realizó unos quince primeros minutos excelsos, eléctricos y con una presión adelantada implacable. Sergi Roberto y Frenkie escoltaban a un Busquets que parecía haber retrocedido una década, arriba el Balón de Oro de las pretemporadas aka Rafinha, Antoine buscándose muy bien la vida en punta y Carles Pérez o el perfecto híbrido entre Pedro Rodríguez y el Guaje Villa. Al arranque únicamente le faltó una cosa, el gol. Algo que debió intuir también Nabil Fekir, tremendo pelotero, porque fue el primero en estrenar las redes del Camp Nou durante esta temporada en partido oficial. Suele pasar, el fútbol es muy cabrón y cuando mejor estás practicándolo te jode. El resultado era injusto, los murmullos recorrían la grada y los culés que se congregaron en el estadi no veían la camiseta con el “10” a la espalda o la tabla a la que te sueles agarrar en un naufragio, si es que alguna vez naufragas.

En esos momentos apareció Grillo. Posiblemente el que más presión y responsabilidad tenía, la persona de todas las que estaban allí que más tenía que perder decidió que el Barça remontaría el partido. El primer gol oficial de Griezmann con el Barça nació de un agresivo desmarque entre toda la defensa bética y de un fenomenal pase de Sergi Roberto, que hasta el momento no aportó nada al cuadro culé. Más que el gol me gustó la celebración o la ausencia de ella, el grito de rabia y la cara de concentración. Nada de gilipolleces, ya habría tiempo para ellas, que las hubo. Antoine sabe lo que la gente le exige y sabe que va a estar a la altura de las expectativas, lo vi en su mirada tras el primer gol.

D8B6DA73-9F1B-4F74-90C4-63434C0CB3A4

Tras el descanso llegó el vendaval. Grillo volvió a sacar la espada de la roca y nos demostró que él estará ahí siempre que lo necesitemos, si D10S nos abandona siempre podemos seguir teniendo fe en alguien. Y esa ausencia de fe la temporada pasada fue insoportable, ese sentimiento de orfandad cuando Messi no estaba nos hacía vulnerables. De ahí que yo pidiese a gritos a Neymar y que todavía lo siga haciendo. Grizzi sacó un latigazo con la zurda pegado al palo, que provocó el delirio de todos los aficionados y la sonrisa de Leo. Luego el francés se fue a una esquina y lanzó una lluvia de confetis. Para mí simbolizó como si todo el odio de los culés hacia él se hubiese escrito en un papel, se hubiese hecho añicos para empezar de cero y cada uno de esos trozos de papel minúsculos volarán al cielo de Barcelona alejando el rencor para siempre… El gol que sentenciaba el encuentro llegó de la mano o de la exquisita zurda de Carles Pérez, uno de los mejores de la pretemporada y que tiene el veneno en las botas de los que vienen de la cantera para quedarse. Electricidad, velocidad y picante al servicio del espectador. Y de la casa coño, que no hacía falta robarle a última hora a ningún brasileño a la Roma… Todo salía a pedir de boca y entre tanto gozo, Busquets filtró un pase de esos que hacía eones que no salían de sus botas a Jordi Alba para que metiese el cuarto de la noche. Hasta los laterales marcaban, como en la época de Pep…

Los últimos minutos sirvieron para que Ernesto me volviese a dar en los dientes haciendo debutar al segundo jugador más joven de la historia del Barça, ojalá el Txingurri me siga dejando mal durante toda la temporada. Ansu Fati puede ser un fenómeno o no, pero en el poco rato que estuvo ayer ya demostró más que muchos jugadores y eso ilusiona mucho. Pero por favor os pido culés, no nos dejemos llevar por la euforia ni pidamos Balones de Oro, que de esos están llenos los campos de primera división todos procedentes de la Casa Blanca. Tengamos un poquito más de clase. La goleada fue redondeada por Perro Loco Vidal a pase de Griezmann y cerrada por un pepinazo de Loren, que también nos vacunó en el partido de la temporada pasada.

No os voy a engañar, estoy mucho más feliz con el equipo de lo que me pensaba ayer a las 21:20h pero esto es muy largo. Debemos tener esta continuidad, seguir presionando a las mil maravillas y tener a todo el mundo enchufado. Soñemos con cautela, sigamos mezclando a la élite con la Masía y sobre todo sintámonos afortunados porque por fin alguien se atrevió a sacar la espada de la roca.

906C51E8-C6C7-4EF3-9A99-B40CD82B7FE1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s