Una nueva esperanza.

133 días, 3.192 horas, 191.520 minutos y 11.491.200 segundos, ese es el tiempo que ha pasado desde que los jugadores del Barça salieran por la puerta de atrás de Anfield tras protagonizar uno de los episodios más vergonzosos y lamentables que la afición culé recuerda. En ese lapso de tiempo, que se nos ha hecho eterno, perdimos una final de Copa y asistimos a un mercado de verano caótico e insultante por momentos. Pero por fin el balón comenzó a rodar y todo pareció desvanecerse por un instante, a pesar de un comienzo titubeante en el campeonato doméstico nos plantamos en Dortmund con dos certezas: el retorno del Rey y una nueva esperanza.

El Borussia Dortmund es uno de esos equipos que enamoran, de los que nunca quieres que se hagan virales para poder disfrutarlos en la intimidad. Lamentablemente, el BVB enlazó actuaciones en las que encandiló a toda Europa y actualmente lucha por desbancar al gigante bávaro de la Bundesliga. El Borussia Dortmund siempre ha sido un equipo que destila un aire especial, desde que se asomaron al panorama internacional en el ’97 ganando su única Champions a la Juve y una intercontinental, hasta la llegada de Klopp y su asentamiento definitivo en la élite. Mucha culpa del encanto de este club es de sus aficionados, dueños de una de las gradas de animación más temibles de todo el continente. En el “Muro amarillo”, como se le conoce al fondo sur del otrora denominado Westfalenstadion, más de 25.000 almas en pie se dejan las gargantas y la piel por su equipo. La UEFA reduce este número por seguridad, pero aun así sigue siendo descomunal. Según Klopp, al salir al campo miras a la izquierda y de repente se hace la luz ya que en ese fondo parece que haya 150.000 personas, todas ellas locas. Sus aficionados tienen fama de hacer temblar los propios cimientos del estadio, a esa plaza llega el Barça para volver a jugar una competición que también le hace mover todos sus estamentos cual terremoto.

1519629212_041851_1519629610_noticia_normal

Este Dortmund no es tan temible como antaño, pero aún así mantienen la electricidad y pólvora intactas. Reus es uno de los supervivientes de aquel mítico equipo que ridiculizó a los equipos más grandes de Europa, Woody siempre será un jugador al que las lesiones nunca le dejarán demostrar todo lo que lleva dentro que es mucho. Paquito Alcácer buscará vengar con goles los pocos minutos que le dieron en Can Barça y Jadon Sancho, uno de los jugadores franquicia de la decada, querrá ponerse en el escaparate ante un rival de entidad como es el Barça. Quizá el punto más débil sea la defensa comandada por un hijo pródigo que ha regresado al club en sus horas bajas, ya que Mats Hummels no es ni de lejos el zaguero que fue. Aun con todo, las amenazas a las que se enfrentarán esta noche los culés son muchas y alentadas por el infranqueable Muro Amarillo todavía más.

Estoy casi convencido de que Valverde apostará por un 4-4-2, sistema con el que se siente seguro y más si tenemos en cuenta el escenario del encuentro. Lo único que puede variar este planteamiento es la irrupción vertiginosa de Carles Pérez y sobre todo del descarado Ansu Fati en el inicio de temporada, ya que a estas horas descarto casi por completo que Leo sea titular sin disputar ningún partido en los últimos dos meses. Con la defensa de gala y tres fijos para mí en el medio (Busi-Arthur-De Jong) queda por ver si el Txingurri apostilla con Rakitic (un apestado por ahora) o se atreve a entrar en el juego del vértigo metiendo a un tercer delantero que acompaña a Luis y Grizzi. El objetivo y más teniendo en cuenta el grupo al que nos enfrentamos, con un Inter que para mí es más competitivo que este Dortmund, es traernos la victoria de Alemania y seguir así con la línea ascendente demostrada en el Camp Nou la pasada semana. Defensa sólida, control frente a su vértigo y confiar en que Furia romperá su nefasta racha goleadora en Europa. Para ello tendrá a Antoine, el mejor socio que uno podría tener. Por si fuera poco,  también está el aliciente del retorno de Leo. Y, ¿quién sabe?, quizás Ansu Fati todavía tenga tiempo de maravillarnos, de destrozar récords y de hacernos olvidar a jugadores caóticos.

¿Caerá el Muro o nos sepultarán dudas pasadas? La respuesta a las 21:00, hora en la que volverá a rozar el balón estrellado. ¡¡¡ The Chaaaaaaaaaampions!!!

Leo-Messi-entrenamiento_1392470813_107008974_1537x1024

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s