Aerofobia.

Coger un avión es un trauma para muchas personas, puede llegar a atenazar tanto que hasta impide llegar a volar. La plantilla del Fútbol Club Barcelona está entre la gente que padece ese mal. No se que ocurrirá en las expediciones culés, pero los jugadores sufren tembleque de piernas nada más aterrizar en las ciudades europeas que deben conquistar para levantar la Copa que tanto gusta a Leo Messi y que lleva camino de convertirse en auténtico tabú para los blaugranas. Por eso celebro que ayer se ganara, aunque algunas fases del juego fuesen infames. Pongamos las cosas en su contexto, los dramas en las dosis adecuadas.

En Europa no hay partido fácil, ni uno, máxime a domicilio. Este Slavia es un equipo muy interesante que empató en el Giuseppe Meazza y tuvo contra las cuerdas al Borussia Dortmund, es insultante el poco fútbol que se ve entre los analistas de este país y la falta de respeto de los contertulios de pacotilla. Dicho esto, vamos al césped del Eden Stadion.

La alineación del Txingurri era la misma de Eibar, con el cambio de Semedo por Sergi Roberto más la irrupción de Gerard Piqué. Podíamos denominarlo como el once de gala, tranquilamente. El encuentro no podía comenzar mejor para el Barça, ya que en una jugada de tiralíneas el astro argentino mandó el balón estrellado al fondo de las mallas del equipo checo. Leo robó, Leo asistió y Leo remató, con una delicadeza que traspasó pantalla. A partir de ese momento llegó la zozobra, quizás fruto de la relajación y de verse por encima del marcador tan pronto. Poco a poco el Slavia de Praga se desperezó y al minuto 20 ya obligó a Ter Stegen a recordarnos que es el mejor en su profesión: ángel de la guarda.

ter-stegen-realiza-una-parada-espectacular-ante-slavia-praga-1571865390276

Suárez pudo matar poco antes de la media hora de partido, si el equipo de anoche se llamara Slavia de Villaverde el uruguayo se habría ido a casa con un hat-trick, pero estamos en Champions y Furia tiene la cabeza bloqueada porque no le entra uno. En los últimos minutos de la primera parte en equipo checo pudo empatar, pero Ter Stegen con sendos milagros evitó lo que ocurriría poco más tarde.

El empate llegó acompañado de un “se veía venir” de manual. Gol defendido con pereza y que aumentó el cabreo del cancerbero alemán, porque que te metas esos goles después de sacar lo insacable tiene que tocar mucho los cojones. Jaleados por su afición y por la fragilidad defensiva culé, los checos buscaban la remontada que nunca acabó de llegar. A los diez minutos de la igualada Leo Messi sacó petróleo de una falta que acabó convirtiéndose en gol después de la lucha de Suárez y gracias a varios rebotes sin ángulo. Volvíamos a estar por delante, ahora tocaba poner pausa, cabeza y matar el partido. Nada se hizo, en parte por culpa de Ernesto Valverde.

351135_856034

La clave del anterior partido contra el Inter fueron los cambios, la salida de Perro Loco Vidal y del caótico Dembélé volteó la situación. El Txingurri realizó los mismo cambios en Praga, pero sin nada que remontar ni agitar. Tienes que adaptarte a la situación y ver lo mejor para cada una de ellas, no realizar siempre los mismos cambios sistemáticamente. Me indigna que hagan lo que hagan los tres de arriba, el primero en irse al vestuario siempre sea Griezmann. No se lo que aguantará el francés, que además de jugar fuera de su puesto se le humilla cada día a día.

El partido acabó siendo caótico e incontrolable, pudo acabar en empate como en 1-5. En los últimos minutos se pudo ver la causa en la que radica mi enfado y el de Ter Stegen, entre otros. Goles fallados, jugadas finalizadas de pena y pérdidas de balón calamitosas. Pudimos tirar al traste un partido muy fácil de ganar en algunas fases, y eso es lo que cabrea. No se jugó tan mal, pero hubo fallos de jugadores juveniles en gente que se le presupone nivel TOP. Siento la impotencia que sentía mi madre cuando iba con un 5 a casa tras hacer un examen fácil, aprobado, sí, pero con la sensación de desperdiciar el talento y de rozar el desastre.

gallery_medium

Por cierto, caritas no Leo. Si tienes que enfadarte con alguien, hazlo primero contigo mismo ya que en los últimos minutos de partido fuiste el Messi más mortal que recuerdo tirando jugadas claras al traste. No se si por cansancio o por lesión, pero cuando el equipo se está vaciando no puedes ir andando por el campo porque eres el capitán. Me quedo con los tres puntos y Ter Stegen, que tuvo una actuación más brillante si cabe delante de los micrófonos que de los delanteros checos.

“No hemos jugado al nivel que teníamos que estar. Hay unas cuantas cosas que mejorar, pero lo hablaremos en el vestuario, no aquí”. Chapó. Hablen del miedo a volar y desplieguen sus alas en Europa, porque pueden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s