Ladridos.

Cabalgamos por el mundo, en busca de fortuna y de placeres.
Mas siempre atrás nos ladran, ladran con fuerza…
Quisieran los perros del potrero por siempre acompañarnos,
pero sus estridentes ladridos sólo son señal de que cabalgamos.

Voy a comenzar diciendo algo que yo creía sobreentendido, pero que he visto que no lo es tanto. No creo que ningún culé esté contento por el partido que realizó su equipo ayer en Ibiza, con la terna de jugadores que saltaron al Estadio Municipal Can Misses no cabían excusas. Esto va por un lado, y por otro, el hecho de que Quique Setién hace ocho días estaba pastoreando vacas. Contextualicemos un poco y no viciemos un proyecto que tan buena pinta tiene. Autocrítica toda la del mundo, pero siempre en su justa medida. Este mensaje va sobre todo para la bancada blaugrana, los aficionados culés deben entender que cuanto peor se hable de nuestro club dependiendo de que sectores será una gran noticia. La ilusión, el sudor, los vítores de la grada y la adrenalina, hacen olvidar a todos los jugadores de equipos más humildes la categoría en la que militan. Me río yo de las “categorías”. Anoche, los jugadores del Ibiza, Unionistas, Logroñes, demostraron que el fútbol en este país es de una calidad incalculable y que realmente deberíamos hacer competiciones de cincuenta equipos para que se hiciera un poco más de justicia y se les pudiera definir a todos ellos como la élite del fútbol. Aprovecho para felicitar de nuevo por aquí a mi amigo Jose, que puso a todo un Villarreal contra las cuerdas junto con su Orihuela. Honores. La diferencia entre un jugador de Primera División y otro de Segunda B es, en ocasiones, estar en un momento justo en el lugar adecuado. Todo lo demás, fanfarria y humo de la prensa/patrocinadores para propagar humo.

1578771259_935315_1578781935_noticia_normal_recorte1.jpg

Dicho esto, volveré a Can Misses. La alineación que dispuso Quique Setién, me pareció una auténtica bomba. Costaba adivinar la disposición en el terreno de juego, una vez conocida la lista de jugadores, la última vez que me ocurrió eso fue cuando Pep Guardiola saco a Dani Alves de extremo derecho en el Santiago Bernabéu. La formación era una declaración de intenciones de un tipo valiente, si se pasaba sería con una fidelidad a una idea y no con un cobarde 4-4-2 que convertiría al equipo en un auténtico desconocido. El equipo comenzó al ataque, con la especie de 3-4-3 que había dibujado el bueno de Quique en su pizarra, aunque el mazazo del Ibiza llegó muy pronto. A los nueve minutos los locales encontraron un pasillo por banda derecha y Javi Pérez culminó desde el punto de penalti para desatar el delirio en las islas. Los culés se atascaron en demasía durante ese tramo, la fluidez brillaba por su ausencia y ningún jugador clave entraba en juego. Algo que hizo crecer a los ibicencos en igual medida que a los nervios y viejos fantasmas culés. Hasta tal punto llego a desdibujarse el cuadro blaugrana que antes del descanso, el Ibiza mereció marcar otro gol que no llegó de puro milagro.

UD IBIZA BARCELONA

No fue el partido de muchos llamados a derribar la puerta, ya que Riqui Puig o Carles Pérez estuvieron totalmente desaparecidos. Pasados los setenta minutos de partido justo en ese tramo en los que se empieza a vislumbrar que el sueño puede ser real o que la pesadilla te puede volver a golpear, Frenkie De Jong cogió la batuta. Cartografió un descomunal pase a Antoine Griezmann, y éste se encargó de hacerlo bueno llevando el balón a las redes de la portería defendida por Germán. El primer tiro a puerta del Barça llegó a falta de veinte minutos para concluir el encuentro, ese dato sí que me abochorna tremendamente y no el de los mil pases. A partir del gol, el conjunto de Setién creció y los locales acusaron el cansancio tanto físico como psicológico. Ansu, uno de los más destacados, siguió percutiendo por banda creando peligro constante que no era rematado. Y justo en el instante en el que se atisbaba la prórroga, apareció Jordi Alba para ponerle un gran balón al espacio a Griezmann. El francés cruzó de manera soberbia delante del guardameta para meterse en el bolsillo la clasificación del Barça a octavos y a los ignorantes detractores que todavía aun sigue teniendo. La mofa que el galo sufre por parte de los seguidores atléticos, no es otra cosa que rabia. Antoine lleva 11 goles y 4 asistencias, es uno de los jugadores más comprometidos defensivamente y un pedazo de profesional. La próxima vez que los seguidores atléticos se pregunten el motivo por el cuál Antoine vino al Barça, que piensen que además que para marcar un doblete al Ibiza en dieciseisavos de Copa del Rey y evitar la muerte prematura de un bonito proyecto, quizás sea por huir de esa lacra de afición que se empeña en disfrutar de fracasos de otros equipos y oculta sus desdichas entre una maraña de excusas. João Félix, sí es una bonita y cara patraña.

Reconozco que no me alegro por el partido de ayer, se sufrió en exceso aunque a veces eso sea bueno. Hay que aprender a ganar frente a la adversidad y en los instantes en los que el partido o la eliminatoria se te ponga cuesta arriba, independientemente del rival, ayer el Barça supo sufrir algo que ya se le había olvidado. Sufría, pero sin saber. Sufríamos los culés que no veíamos la luz al final del túnel. Paciencia y que sigan ladrando, ya que esa será la única señal de que cabalgamos por buen camino.

la-pegada-de-griezmann-en-el-ridiculo-del-barcelona-en-ibiza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s