Dies Irae.

Vivimos tiempos convulsos en Can Barça desde que esta panda de impresentables que comúnmente conocemos como “Junta Directiva” tomó el mando. Se han sucedido espectáculos bochornosos, muchos de ellos relatados por un servidor que asistía ojiplático a semejantes desvaríos mientras pensaba siempre la misma cantinela “no puede ser posible, será la última”. Pues no, como en la serie de películas Rocky, para nuestra desesperación siempre hay una nueva entrega…

Aunque antes de que todo estallase por los aires, se confirmó la terrible noticia que todos nos esperábamos llegaría antes o después, la enésima rotura de Ousmane Dembélé. No puedo llegar a imaginar como estará la cabeza de un jugador después de pasar por semejante calvario, si las lesiones no hubiesen lastrado de esa forma al Mosquito estoy seguro de que estaríamos hablando de un potencial TOP-3 mundial. Aunque eso nunca lo sabremos, como lamentablemente el impacto del extremo francés en el Barça de Setién. El Dembo deberá encontrar su proyecto, su hábitat y zona de confort para dejar de ser de cristal. Está claro que este club no le garantiza nada de eso, aunque eso signifique para ambas partes un panorama desolador. Todo mi ánimo y mis mejores deseos, de corazón.

Champions League - Group F - FC Barcelona v Borussia Dortmund

Después de este inciso, voy a la razón por la cual me he lanzado al teclado que es la mejor manera que encuentro para desahogarme en estas situaciones. Todo viene por una entrevista que uno de los medios más relevantes de Barcelona realiza a Éric Abidal, actualmente director deportivo del Fútbol Club Barcelona. En ella, el francés asegura que después del Clásico se comenzaron a buscar alternativas a Ernesto Valverde, que nunca se negoció con Xavi Hernández y responsabiliza a algunos jugadores de la crisis del club por su bajo rendimiento. Eso según el diario, repito, porque hay veces que transcriben de manera muy “especial” lo que el entrevistado declara. De ser ciertas estas manifestaciones, Éric Abidal me parecería un tremendo mentiroso además de un irresponsable. Él y todos los que están por encima de su figura, que sin lugar a dudas autorizaron dicha entrevista. Siendo un cargo de esas dimensiones en el club, no puedes exponer de esa manera a profesionales que con más o menos acierto se están dejando el alma para revertir una situación. Los trapos sucios se lavan dentro de casa, no hay nada que decepcione más a un futbolista que se filtren los secretos de un vestuario a voces. Sobre todo cuando estas voces son tan necias y provengan de las personas menos legitimadas para criticar nada.

Horas después de que esta entrevista saliera a la luz, Leo Messi decidió coger el móvil e incendiar las redes sociales. Ejerció de líder, de capitán y de escudo. Defendió a todos sus compañeros y amparó a los propios aficionados culés, de la incompetencia soberana de este grupo de personas que actualmente dirige el club. Rebatió las palabras de Éric Abidal con una tremenda bofetada de realidad en la que puso a cada uno en su sitio por la vía rápida, demostrando que ya no es que el club sea suyo, sino que él es el club. No es una crítica, nada más lejos de la realidad, es la prueba que demuestra que cada vez más culés estamos dejando de ser un poquito del Barça y somos cada vez más de Lionel Andrés Messi Cuccittini. Esta junta directiva ha conseguido eso, entre otras cosas como indignar al mejor futbolista de la historia. Messi tiene que amar al Barça de una forma indescriptible, ya que no ser así nos habría dejado hace mucho tiempo.

2108-messi

Leo era consciente de las repercusiones que tendría su publicación, lanzó un órdago: “o nosotros o esta gente que se está cargando la institución deportiva que tanto amamos”. Ah, por cierto, mañana el Barça viaja a la Catedral porque entre tanta patraña se ha olvidado lo más importante: el fútbol. Esta temporada solo puede acabar de dos maneras, con un tremendo fracaso o con los jugadores, los pocos que han quedado, sacando esto adelante poniendo todo su orgullo en el verde. De darse la primera hipótesis las consecuencias serán imprevisibles, habrá caos, destrucción y fuego. Al menos de esa forma tendremos algo, unas cenizas de las que poder resurgir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s