Tocar fondo.

Pocas veces, por no decir ninguna, desde que soy seguidor del Barça había sentido algo parecido a lo que sentí anoche mientras agonizaba el partido en Pucela. Quité el partido cuando todavía faltaban diez minutos para que concluyera, porque no soportaba la vergüenza de ver a esos tipos con la camiseta de mi equipo puesta arrastrándose por el campo a la vez que también arrastraban la imagen del club. Quizás suene muy duro, pero es lo que pienso. De los que jugaron ayer, únicamente salvaría a Ter Stegen y Gerard Piqué. Ni Leo Messi merece excusas, al menos por mi parte, porque lleva un mes indigno de su figura. Lo que más me duele de este Barça no es solo su pésimo juego o la mentalidad indolente, lo que más me revienta es su nula actitud o lo que es peor la deplorable actitud que muestran algunos de los jugadores, por llamarlos de alguna manera, que integran esta plantilla. El ejemplo perfecto de este primer párrafo de lindezas que dedicó, se puede ver perfectamente representando en los 45 minutos que Luis Suárez estuvo sobre el José Zorrilla. Antes de llamarme alarmista, exagerado o mal culé, hagan el favor de ver la serie de catastróficas desdichas que protagonizó el charrúa. Y si todavía no les he convencido, échenle un vistazo a las estadísticas que nos regaló: 15 toques de balón, 8 pérdidas (4 de ellas por un mal control), 0 duelos ganados de 4 que intentó, 0 ocasiones, 0 disparos y 0 regates. Todo esto acompañado de un repertorio de escorzos y movimientos que provoarían, a buen seguro, grandes carcajadas en Napoli, Londres o Múnich.

2020-07-11-VALLADOLID-BARCELONA-36-min.jpg

Ni siquiera pretendo hacer una crónica del partido o algo que se le parezca, porque no creo que el encuentro se preste para ello y porque simple y llanamente no me sale de los cojones. Aquí he venido a desahogarme, por lo que vieron ayer mis ojos en Valladolid únicamente debe servir como referencia para no volver a repetirlo. Mención aparte merece Setién y su cuerpo técnico, que tuvo la desfachatez de medio ilusionarme con una alineación que se afanó en joder nada más comenzar la segunda parte quitando del campo a Riqui Puig que fue uno de los pocos que ayer por la tarde mereció volver a Barcelona con algo de dignidad. El técnico cántabro, que ya me tocó mucho la moral en el infausto derbi catalán más reciente, volvió a quedar como un auténtico cobarde. Piensa que si saca a los pesos menos pesados y se dejan escapar puntos los aficionados o la prensa oficialista van a hacer zozobrar su continuidad en el banquillo blaugrana, que visto lo visto es lo único que le preocupa a este señor, nada más lejos de la realidad porque la gran mayoría preferimos que arriesgue y se equivoque a que saque a dos cadáveres deportivos de refresco que hagan acularse al equipo y darle alas al rival. Ayer por la tarde, el Barça acabó achicando balones frente a uno de los equipos más flojos de la categoría y congratulándose de tener a uno de los mejores porteros de su historia defiendo sus intereses. Marc André Ter Stegen y Gerard Piqué, no se merecen la falta de respeto en forma de partido de fútbol que el resto de sus compañeros perpetró.

setien-messi-valladolid-1594498402568

Yo, como muchos otros culés, exijo una explicación y que sean transparentes. El equipo se puede haber caído porque ya ven la Liga imposible, porque hay un cansancio físico y psicológico manifiesto o debido a que ya no confían en este proyecto, quizás se deba a una mezcla de todas estas circunstancias. Pero creo que lo mínimo que nos merecemos, nosotros y ellos, es que se tomen unas decisiones valientes porque son las únicas que nos pueden salvar de una hecatombe próxima que huele a la legua. Muchos jugadores de esta actual plantilla ya no tienen el nivel que este escudo exige y algunos de ellos nunca lo han tenido, así que solo queda agradecer los servicios prestados y darles la salida más digna. El club tiene una oportunidad histórica de darle las riendas a un tipo que de verdad entienda la filosofía culé y haga una mezcla perfecta entre los estandarte de la vieja guardia, las buenas promesas que se han fichado, recuperando cedidos y continuar confirmando a los que ya han derribado la puerta hace tiempo. Hablo de la próxima temporada ya que esta Liga está imposible y ojalá no se gané si eso evita darle continuismo o tapar la negligente gestión que se demuestra partido a partido. De la Champions me da hasta vergüenza hablar o ni siquiera soñar con ella, porque a pesar de que en el fútbol han pasado cosas imposible nunca en este deporte se ha premiado al que con sus actuaciones se empeña en despreciarlo continuamente con una malsana actitud. Mucho tiene que cambiar la actuación de todos los estamentos del club en un mes, cosa que me parece imposible porque no veo que exista dicha capacidad, para pensar ni siquiera en viajar a Lisboa.

Es una lástima que los aficionados seamos los únicos que se avergüencen de esta situación, ya que si los que verdaderamente pueden cambiar las cosas sintieran el más mínimo rubor otro gallo cantaría. Solo pido que dejen de hacerle daño a este club, a su filosofía o a los recuerdos tan bonitos que algunos conservamos y asociamos a la camiseta blaugrana. Que al menos, si nos nos garantizan el “lo qué seremos” que nos dejen vivir del “lo qué fuimos”. 

2020-07-11-VALLADOLID-BARCELONA-08-min

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s